lunes, 20 de septiembre de 2010

Autores & Obras. La profecía del silencio de Ángel Utrillas

····················



Hace ya tiempo que terminé de leer “La profecía del silencio”. Tal y como intuía (me gusta el género en general y “Silbando en la oscuridad” en particular) la novela me ha atrapado.

Desde el principio me ha sido imposible no seguir los pasos de Rafael. Personaje a la sombra de Álvaro en la primera parte y que ahora toma el protagonismo que se merece. Tenaz, valiente y reflexivo, Rafael transmite una sensación de cercanía que despierta simpatía en el lector. Es Rafael un personaje clave en la novela pero no el único, ya que has sabido dotar a los personajes de personalidades profundas que enriquecen la historia. Pues “La profecía del silencio” también puede ser entendida como la narración de múltiples historias cargadas de drama (Rosa, Candelaria, Don Gonzalo, Olivares...) en las que la exposición de soledades y dolores es abierta y descarnada. Podemos observar y entender su estado, su situación.

Las historias personales se cruzan ya sea por el destino, ya sea por tu habilidad de entrelazar. El caso es que el resultado es una trama multicolor y llena de matices... el amor, la ira, la venganza, el miedo, la esperanza, el ingenio, el valor... todo se encuentra en las páginas de esta vibrante y emocionante novela.

Son tantos los matices en la trama que hará que cualquier persona se enganche a la novela. La trama histórica nos descubre a un Velázquez a dos aguas entre su pasión por la pintura y una pasión arrebatada e inesperada, mucho más terrenal. También somos testigos de la importancia del honor en siglos anteriores, cuando para una persona no había afrenta más grande que la de poner en duda su honorabilidad... y la razón quedaba atrás y las armas eran su medio para solventar afrentas. Observamos las conspiraciones y los odios que aletean cerca del poder. Conspiraciones llevadas a cabo en Palacio. Conspiraciones urdidas en las esquinas no iluminadas de calles desiertas y tristes. Las venganzas planeadas y servidas frías...



Y salpicando todas las historias el amor y la soledad. Destacando a mi vista los sentimientos de Rafael, un hombre que vive casi atormentado por la falta de amor en su vida y que lo busca en Eva, lo busca en Rosa, lo busca en Candelaria... no lo encuentra. No teme enfrentarse a cada desafío que se cruza en su vida, pero no puede vivir sin alguien a su lado...

He disfrutado mucho leyendo esta maravillosa novela, llena de misterio y profundidad.

Gracias Ángel por haber sido capaz de crear esta obra que perdurará en mi memoria.

Para más información: www.angelutrillas.com


Gerardo Martín Pujante

····················

4 comentarios:

Elena dijo...

Es una crítica muy buena, espléndida diría yo!, a mí también me ha enganchado, pero no tengo la facilidad de palabra que tienes tú, Gerardo, y si le escribo mi opinión a Ángel... bueno, soy menos expresiva con las letras.
Gracias por acercarnos al maravilloso mundo del silencio y la profecía del caballero Utrillas.

ELEN.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Yo la terminé hace muy poquito y así como fui capaz de escribir una reseña sobre su antecesora "Silbando en la oscuridad" creo que con la profecía guardaré silencio, puesto que todo serán elogios. Me apropio de la de Gerardo (si me lo permite) y espero que no sea un problema mio de haber perdido la objetividad... si no el estar delante de un escritor grande, grande, grande!
Es un honor haberte leído, haberte conocido y te profetizo éxitos maravillosos!

Ángel Utrillas dijo...

Gracias Gerardo por tu crítica y tu trabajo para el blog, poco puedo añadir, con lectores y amigos como vosotros esta afición loca tiene un sentido.
Gracias Elena, como eres menos expresiva con las letras lo que debes hacer es pintarlo, jejeje ahí queda el reto.
Ana me dejas una vez más sin palabras (eso en mi no es normal) el honor es mio porque tu me hayas leído, por leerte yo y por conocerte, espero que tu profecía se cumpla y se haga extensiva a otros amigos que lo merecen en igual o en mayor medida.

CumbresBlogrrascosas dijo...

A mí, la lectura de esta novela me ha llevado a la conclusión, una vez más, de que no hace falta ser inglés, norteamericano o, últimamente, sueco, para hacer una obra con todos los ingredientes para que pueda llegar a ser un éxito editorial. El por qué eso no llega a ocurrir es una cuestión que no está en manos del autor, desgraciadamente, pero los que hemos tenido la fortuna de leerla, sabemos que se puede ser de Teruel y escribir MUY BIEN.