jueves, 19 de agosto de 2010

Fe

··········


Fe (y viceversa)




Esas nubes tan oscuras sobre mí,

oscilan, se revuelven y me susurran

que por mucho que espere

tú a mi lado no estarás...


Y busco nuevos horizontes con mis ojos,

observo el mar en calma y mi reflejo distorsionado,

levanto la mirada y el viento se lleva la fe,

¿dónde, cómo recupero la esperanza?.


Me susurran que todo fue un sueño,

que la realidad es tu ausencia y mi olvido,

que la distancia hará que tu rostro se desvanezca...

Pero sé que mienten, que no puede ser verdad.


Porque yo sé que tú eras parte de mí

y tus manos eran las mías y viceversa.


No me acostumbro, no quiero aceptarlo;

tan solo sé que me invade la tristeza

y me hace caer y me levanto y otra vez caigo;

te pienso de 0 a 12 y vuelvo a empezar.


En mis sueños apareces envuelta en seda blanca,

sonríes como niña a la orilla de un río

y yo te abrazo con intensidad, con delicadeza.

Mi cabeza en tu regazo...


Pero al despertar sobresaltado por esos susurros,

a mi lado no estás y la oscuridad reina

y las dudas me asaltan y vuelvo a perder la fe

y me pregunto si todo fue un sueño.


Mas sé que tú eras parte de mí

y tus manos eran las mías y viceversa...



Gerardo Martín Pujante


··········


3 comentarios:

··· Colectivo TocArte ··· dijo...

Uffff... Gerardo, es precioso!! bueno, más que eso, no sé que palabra utilizar para describir lo que me has hecho sentir. Tienes alma de poeta, eres grande!!!

ELen.

Anónimo dijo...

sientes lo que dices y eso se nota en tus palabras...
eres un gran poeta!!
un besazo
Sonia

CumbresBlogrrascosas dijo...

De cero a doce... ¡doce!
Has de hurgar más en tu interior, Gerardo, para sacar a ese poeta que llevas dentro, que se prodiga muy poco (ten fe en ti, y viceversa).