domingo, 10 de octubre de 2010

Noche ::: Ángel Utrillas

··········

Otra noche silbando en la oscuridad.

Fragmento del capítulo XII de mi primera novela “Silbando en la oscuridad”.

Despertó con el súbito pánico con el cual despiertan los perseguidos, se incorporó en el lecho buscando, escrutando su alrededor, nada le hostigaba, estaba en su habitación, en aquel piso alquilado, el único que pudo pagarse.

Volvió a dejarse caer en la cama, tenía tiempo suficiente, podía dormir más si la resaca no lo impedía.... regresaron los recuerdos.... el día del accidente, la huída de su ciudad, el día en que conoció a Laura.... Laura, Laura, siempre Laura. ¿Le recordaría ella alguna vez?, se levantó con gesto brusco abandonando el catre y comenzó a escribir, casi inconscientemente, por necesidad, fue un acto reflejo, una inspiración súbita e inexplicable.

Escribió:

TITULO, Bésame y déjame morir.

Bésame ahora, no tardes ni un segundo, regálame ese mágico momento anhelado. Bésame ahora, no lo dejes para luego, no vaya a detenerse el tiempo, o el mundo reviente, o el universo desaparezca. Bésame ahora, dame el beso, nuestro único beso, ese beso de corazón y saliva, alma y vida, amor y ternura. Bésame ahora y después del beso, de nuestro único beso, ya puede el mundo estallar y quedar reducido a millones de diminutos fragmentos, pequeños pedazos nómadas por las galaxias, vagando eternamente. Fragmentos ínfimos y tan insignificantes que nadie sabrá a qué o a quién pertenecieron. Y en medio de esos parvos fragmentos flotará un beso, nuestro único beso. Un suave roce de labios, una breve unión símbolo de calor, piel contra piel, mudo testigo de ese amor, nuestro amor imposible.

Bésame ahora, dame ese único beso y déjame morir, pensándolo, recordándolo, saboreándolo. Bésame y déjame morir pues sin ti la vida no tiene sentido, la vida, mi vida, no es vida, y sólo por percibir ese beso merece la pena haber vivido.

Bésame ahora Laura.

Firmó lo escrito mientras dos gotas saladas bajaban suavemente, deslizándose por sus mejillas, bebió las lágrimas como hacía de niño y se dirigió de nuevo a la cama, se arropó, iba casi a dormirse, cuando de nuevo se levantó, otro acto reflejo, cogió el poema y el bolígrafo y tachó con dos grandes y gruesos trazos el nombre de Laura, debajo escribió con mayúsculas el nombre de EVA. Dejó caer el papel sobre la mesa y camino de regreso al lecho murmuró:

_ Te lo dije Laura, ya te he olvidado- adujo mientras se disponía a pasar otra noche silbando en la oscuridad.


Sinopsis de la novela.

Un edificio que albergaba un convento en el Madrid de los Austrias, se ha conservado hasta nuestros días tras varias reformas arquitectónicas en las cuales se han hallado restos humanos entre sus muros, restos que son parte de la historia y de esta novela. Los capítulos impares se sitúan en el año 1623, en los primeros años de reinado del cuarto Felipe. Tratan de la inquisición, del valido Olivares, del poder de la religión, del ocio de los madrileños, los toros, el teatro, las hogueras de la inquisición. Los capítulos pares se desarrollan en 1999, cercano el nuevo milenio, las profecías de Nostradamus se cumplen y la próxima vaticina el fin del mundo tras un eclipse total de sol. Cercana al antiguo convento hay una taberna que ha sobrevivido también al paso del tiempo; los personajes creen que en el edificio hay fantasmas. Sucesos extraños los trasladan a épocas pretéritas, a personajes de antaño, los tiempos se mezclan, los siglos no existen, sólo existe el lugar.
El inesperado final, no es un final, sino un principio, nos descubre quién escribe la historia y porqué. La novela está basada, por extraño que parezca, en sucesos reales, hechos que el autor conoce muy bien pues ha trabajado en ese edificio muchos años.

"Silbando en la oscuridad" es una magnífica novela que no te dejará indiferente, prueba de su calidad es que ya viaja por su tercera edición.

Portada de la tercera edición

Editorial: ALFASUR

Año de publicación: 1ª edición 2007; 2ª edición 2008; 3ª edición 2010

ISBN: 9788495877554

Número de páginas: 236 páginas





Autor: Ángel Utrillas
Tema: Noche
Título: "Otra noche silbando en la oscuridad"
Técnica: Texto

··········

4 comentarios:

Gerardo Martín Pujante dijo...

Han sido ya muchas las personas que han disfrutado de la lectura de esta gran novela y seguro que seguirá siendo descubierta por nuevos lectores.

Mucha suerte y ánimo.

Elena dijo...

Ángel, más quisieran mucho escritores " conocidos" o "famosos", escribir como tú.

Elen.

CumbresBlogrrascosas dijo...

Si la belleza de este fragmento produce taquicardia ¿cómo será leer toda la novela?

Os lo cuento en breve...

Anónimo dijo...

Eso es bueno, que la intriga y la incertidumbre de lo ocurre durante toda la novela, quiera la gente saber más.

Abrazos,Charo