miércoles, 27 de octubre de 2010

Noche ::: Gerardo Martín Pujante

··········


SON TUS BESOS DE VIDA


Con tu primer latido
el mundo empezó a girar un poco mas despacio,
la oscuridad menguó asustada ante tal pureza
así como la luna, cabizbaja, suspiró una débil oración.

En esa quietud de lágrimas no derramadas aún,
salvaba yo los días y las noches sin temor,
ojos vi, labios me llamaron y no acudí,
en mi mente se esbozaba un rostro.

El día llegó sin avisar y frente a ti me encontré,
lo supe cuando mi corazón se encendió
y en mis labios entreabiertos un murmullo quedó ciego,
doblegada la razón por la turbación.

Y me miraste como Nereida...
Y me hablaste como estrella perdida de Alejandría...
Y sentí dentro de mí...
Y creí ver nacer en ti...

Y lloré...
Y lloraste...

Y te miré con los ojos anegados de lágrimas
y sonriendo, tímido Romeo, te dije:
“De ti, de vos, prendido;
por ti, por vos, intensamente loco”...

Y sonriendo, dulce Julieta, me besaste...

Y mi corazón entonces supo
que son tus besos de vida
la razón de mis sueños,
la luz de mis ojos...



Autor: Gerardo Martín Pujante
Tema: Noche
Título: "Son tus besos de vida"
Técnica: Poesía
Realización: Octubre 2010

··········

7 comentarios:

Elena dijo...

Uffff... Gerardo, es precioso!! una sutileza divina.
Como no soy nada buena opinando, lo dejo para los expertos en literatura, y poesía.
Me gusta muchísimo!!!

ELen.

Gerardo Martín Pujante dijo...

Pues muchas gracias Elena. Había hecho una animación del poema, lo subí, pero Blogger no debe de aceptar las animaciones gif porque no funcionaba, por lo tanto opté por poner el texto normal. Gracias.

Ángel Utrillas dijo...

Me encanta Gerardo este poema.
Tiene algunos versos que considero, dentro de mi desconocimiento de la poesía, de auténtico mérito, me gusta sobre todo el final que me parece muy sentido, directo del corazón al papel. Y me encantan tus alusiones, siempre, a la mitología griega, algo que siempre me ha apasionado, me miraste como Nereida, es una de mis frases elegidas de esta composición, haces sentir a quien lo lee, un poco, Poseidón.
Un abrazo artista.

ELENA LAGUNO dijo...

HOLA GERARDO! ESTE POEMA ES MUY PROFUNDO. ME QUEDO CON TODO PERO ELIGO LA ÚLTIMA ESTROFA.

ME DESLUMBRA TU ROMANTICISMO.

SALUDOS,ELENA LAGUNO!

Gerardo Martín Pujante dijo...

Gracias por leerme y por opinar.

Anima saber que logro transmitir con las palabras.

y me miraste como Nereida...

Gerardo

Anónimo dijo...

Estás que te sales Gerardo.
Me quedo con esta frase que me ha llamado la atención; una frase tan completa para decribir "llorar"
Abrazos, Charo

CumbresBlogrrascosas dijo...

Es curioso cómo el arte es capaz de sugerir cosas distintas a la intención primera del autor, ya que esa estrofa final, aún a pesar de las alusiones shakesperianas del poema, me transporta a uno de los considerados diez mejores inicios de libros en la literatura de todos los tiempos —para algunos, el mejor—, el de Lolita, de Nabokov.

"Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Mi pecado, mi alma."

Te codeas con los grandes, amigo Gerardo.

Un abrazo.

Javier Valls.